Tu ves una casa, nosotros vemos una oportunidad.

En Arturo Campos vemos muchas oportunidades en cada proyecto, oportunidades de transmitir sensaciones y ambientes en los espacios creados.

Además de esto, en cada proyecto vemos la oportunidad de crecer como profesionales y poder ayudar a los clientes a alcanzar sus metas y sueños.

El campo laboral para los arquitectos no sólo se encierra en el hecho de construir una casa, sino que se puede desenvolver en diferentes ámbitos y explotar al máximo sus habilidades como profesionales en las diversas ramas de la arquitectura.

Una clara muestra de es que como arquitectos, hemos contribuído en diversos proyectos acústicos; actividades académicas; docencia en diferentes universidades e incluso hemos llegado a escribir el libro  “Las voces de Gaudí”, una increíble muestra de lo que esta profesión nos hace sentir y transmitir en cada espacio y proyecto.

Somos un ejemplo de que cualquiera puede tomar cada oportunidad de mejorar, explorar y crecer profesionalmente,  y no sólo ver una casa como cuatro paredes, sino que podemos plantearnos una meta clara de lo que queremos hacer con cada oportunidad y cómo queremos ser reconocidos a lo largo de nuestra vida.

Formar parte en cada proyecto y poder verlo materializado, nos impulsa a más. Es por eso que decimos. “Tú ves una casa, nosotros vemos una oportunidad”.

Tu idea traducida en un espacio

Primeros acercamientos con nuestro cliente

De primera instancia y fundamental es conocer los objetivos del cliente, el arquitecto trabaja a partir de la idea inicial y el termina de darle forma de acuerdo a su experiencia.

Cada cliente, persona y arquitecto tiene ideas diferentes que de una u otra resultan algo asombroso si es bien trabajado.

El diseño del espacio comienza con etapas a seguir del “Proceso de diseño arquitectónico” siendo la base del proyecto junto con los estudios considerados para conocer más al cliente, siendo de importancia y primordial para avanzar. 

Esta valiosa información parte de juntas, visitas al lugar y pláticas con el interesado de la obra para llegar a algo pensado por y para el usuario.

La idea principal del cliente debe ser lo más importante para el arquitecto, ya que él debe trabajar sobre ello; conocer sus preocupaciones y espacios que le interesa conservar y los que no, implicando las necesidades básicas, además que nos da una vista de funcionalidad, orientando a que es lo que mejor le agrada, le funciona y los espacios más utilizados.

Todo para llevarnos a un resultado, una idea traducida a un espacio funcional.

Entre planos y Proyectos

¿Qué hay detrás?

Para poder llegar a una idea clara y creativa debemos conocer lo que hay detrás de un proyecto, se debe contemplar puntos indispensables para un objetivo claro que llegue a satisfacer la visión principal del cliente.

Es imposible de no tengamos un bloque creativo a la hora de recibir preguntas y los temas a considerar. Para que todo salga a la perfección, se debe seguir una serie de pasos para llegar a un resultado creativo y funcional.

Toda idea final comienza de las decisiones que el arquitecto tome deben de ir de la mano con “el proceso de diseño arquitectónico”, que te explicamos a continuación.

El diseño arquitectónico se desarrolla a través de un proceso que inicia desde el primer contacto con el cliente y contemplando sus necesidades al respecto, termina con la propuesta gráfica de cómo se resolverán dichas necesidades. 

Con el proyecto nos proponemos a dar una primera propuesta de cómo será la obra, y lo que debamos contemplar en ese momento.

Es importante tener en claro que todo arquitecto utiliza técnicas diferentes para llegar a diseño arquitectónico final, se elaboran o no procesos a detalle, dibujos o maquetas y todo lo necesario para que se englobe lo que el cliente requiere.

Algunos de los pasos que se debe considerar en un diseño arquitectónico se enlistan de la siguiente manera:

  • Análisis de sitio
  • Análisis de los usuarios
  • Análisis de repertorio
  • Análisis funcional y zonificación
  • Volumetría 
  • Anteproyecto

Existen más pasos o menos pasos, todo dependerá de la experiencia y dedicación del arquitecto y el tipo de proceso que ellos implementen.

El proceso del diseño arquitectónico parte de llevar un orden donde se logre expresar todos los aspectos platicados, que el arquitecto pueda fluir creativamente sin perder dicho orden, y llegar a un resultado final, y avanzar a una idea concreta.